Masas y “minorías selectas”

Cuando se habla de «minorías selectas», la habitual bellaquería suele tergiversar el sentido de esta expresión, fingiendo ignorar que el hombre selecto no es el petulante que se cree superior a los demás, sino el que se exige más que los demás, aunque no logre cumplir en su persona esas exigencias superiores. Y es indudable que la división más radical que cabe hacer de la humanidad es ésta, en dos clases de criaturas: las que se exigen mucho y acumulan sobre sí mismas dificultades y deberes, y las que no se exigen nada especial, sino que para ellas vivir es ser en cada instante lo que ya son, sin esfuerzo de perfección sobre sí mismas, boyas que van a la deriva.

La división de la sociedad en masas y minorías excelentes no es, por lo tanto, una división en clases sociales, sino en clases de hombres, y no puede coincidir con la jerarquización en clases superiores e inferiores

José Ortega y Gasset. La rebelión de las masas.

Tú hazme hueco, que en habiendo hueco yo ya… 2ª Meditación para reinventores.

Tal vez la mejor manera de acercarse a este fenómeno histórico [la rebelión de las masas] consista en referirnos a una experiencia visual, subrayando una facción de nuestra época que es visible con los ojos de la cara.
Sencillísima de enunciar, aunque no de analizar, yo la denomino  el hecho de la aglomeración, del «lleno». Las ciudades están llenas de gente. Las casas, llenas de inquilinos. Los hoteles, llenos de huéspedes. Los trenes, llenos de viajeros. Los cafés, llenos de consumidores. Los paseos, llenos de transeúntes. Las salas de los médicos famosos, llenas de enfermos. Los espectáculos, como no sean muy extemporáneos, llenos de espectadores. Las playas, llenas de bañistas. Lo que antes no solía ser problema empieza a serlo casi de continuo: encontrar sitio.

La rebelión de las masas. El hecho de las aglomeraciones. 1929. José Ortega y Gasset

Perspicacia Orteguiana. Meditación para reinventores

Por esto recomiendo al lector que ahorre la malignidad de una sonrisa al encontrar que en los últimos capítulos de este volumen se hace con cierto denuedo, frente al cariz opuesto de las apariencias actuales, la afirmación de una pasión, de una probable unidad estatal de Europa. No niego que los Estados Unidos de Europa son una de las fantasías más módicas que existen, y no me hago solidario de lo que otros han pensado bajo estos signos verbales. Mas, por otra parte, es sumamente improbable que una sociedad, una colectividad tan madura como la que ya forman los pueblos europeos, no ande cerca de crearse su artefacto estatal mediante el cual formalice el ejercicio del poder público europeo ya existente. No es, pues, debilidad ante las solicitaciones de la fantasía ni propensión a un «idealismo» que detesto, y contra el cual he combatido toda mi vida, lo que me lleva a pensar así. Ha sido el realismo histórico el que me ha enseñado a ver que la unidad de Europa como sociedad no es un «ideal», sino un hecho y de muy vieja cotidianidad. Ahora bien: una vez que se ha visto esto, la probabilidad de un Estado general europeo se impone necesariamente. La ocasión que lleve súbitamente a término el proceso puede ser cualquiera: por ejemplo, la coleta de un chino que asome por los Urales o bien una sacudida del gran magma islámico.

José Ortega y Gasset. Prólogo para franceses. «Het Witte Huis», Oegstgeest. Holanda, mayo de 1937. La rebelión de las masas.


Mundo moderno

Tecleo Reinventar en Google y me da 2.990.000 resultados en 0,14 segundos.

reinventar la ciudadanía reinventar la democracia reinventar el Estado la crisis obliga a reinventar el futuro de los arquitectos 5 claves para reinventar tu negocio en tiempos de crisis reinventar la escuela para responder a las… reinventar el mercado desde la sociedad reinventar el psicoanálisis reinventar el espacio reinventar la comunidad interrumpir su mito reinventar la gestión pública Letizia; una princesa para reinventar la monarquía reinventar la Unión Europea reinventar el cine reinventar la emancipación social reinventar el portátil reinventar la Argentina reinventar la manera de financiar, vender y consumir música reinventar la Nueva Vía el libro reinventar la cocina Ferran Adrià Google quiere reinventar la publicidad online gracias al botón Bill Gates quiere reinventar el inodoro hay que reinventar el periodismo un mundo por reinventar. … Virguerías. un mundo por reinventar. Bisutería · Anillos · Collares · Pendientes · Colgantes · Complementos · Mini Boas · Bolsos..

A %d blogueros les gusta esto: