Nueva invitación a la lógica ( y van 22)

.

Nur ein Wort (solo una palabra) del grupo Wir sind Helden.
Música para comenzar el curso; una bonita melodía y una letra interesante.

Aquí un fragmento:

Ich sehe, dass du denkst / Yo veo que tú piensas
ich denke, dass du fühlst/ pienso que tú sientes
ich fühle, dass du willst / siento que tú quieres
aber ich hör dich nicht / pero no te oigo
Ich hör nur mich / solo me oigo a mí
Ich hör nicht auf dich auf / no oigo nada de ti
bitte gib nur ein Wort / por favor, dame solo una palabra
bitte gib nur ein Wort/ por favor, dame apenas una palabra

Bueno, arriba a la izquierda ( en la pestaña MATERIALES) encontraréis una considerable cantidad de explicaciones y de ejercicios de lógica. Deberíamos comenzar con las tablas de verdad; las podéis descargar en vuestro ordenador e imprimirlas, y sin más preámbulos comenzar a resolverlas; son muy facilitas, basta con ser ordenados al descomponer y volver a construir la fórmula, e ir aplicando la tabla de verdad de cada conector. Al tiempo que ejercitáis la lógica podéis tararear el estribillo de la canción:

Oh bitte gib mir nur ein Oh
Bitte gib mir nur ein Oh
Bitte gib mir nur ein
Bitte bitte gib mir nur ein Oh
Bitte gib mir nur ein Oh
Bitte gib mir nur ein Oh
Bitte gib mir nur ein
Bitte bitte gib mir nur ein Wort
Por favor dame solo un Oh, Por favor dame solo un Oh, Por favor dame solo un Oh, Por favor dame solo un Oh, Por favor dame solo un Oh…
Por favor, por favor, dame solo una palabra.

Tan fácil como comer pipas.
Claro que también podemos pensar: (… y para pensar)

Psicopedagogía. Una propuesta de programación

Hace algunos posts, nos hacíamos eco, con susto y desmayo, de la nueva optativa que sustituye a la psicología en la Comunidad Valenciana: la psicopedagogía. Al final, no hay mal que por bien no venga, y creo que puede quedar una asignatura decente. Les dejo la programación que voy a usar por si a alguien le facilita las cosas. Creo que se adecua perfectamente al currículo oficial y sin embargo consigue evitar la banalidad del mismo. En fin, lo que hay que hacer…

De momento, a modo de materiales para clase, les propongo los siguientes vídeos:
Con la educación no se juega – 1ª parte
Con la educación no se juega – 2ª parte

a 35 grados a la sombra.

.
Autobiografía no autorizada en siete palabras de un medrador.

Hacer poquito y que te aplaudan mucho.

Inspiración y electricidad.

Nos está costando comenzar el año en Antes de las cenizas; estaba ya por esperar a los Reyes, a ver si nos traían algún regalo en forma de inspiración. Pero, he pensado que mejor ir a buscarlo (el regalo, no la inspiración, claro está, ésta llega cuando llega y como llega). Y ¿ dónde mejor que YouTube?. Música, cine, noticias, curiosidades, deportes, ciencias… esta vez toca ciencia: ¿qué me dice la ciencia de la inspiración?. Es el cerebro, y especialmente el córtex cerebral, aquella parte de nosotros que es más íntimamente responsable de que esté escribiendo estas líneas, de mi voluntad de no posponer más el primer post del 2008.

Así que eso era la chispa!. ¿Y mis Musas?… en YouTube.

La importancia de ser un macarra

En su columna de hoy, Juan José Millás se pregunta si no será éste un país loco y sin problemas, dada la cobertura mediática que últimamente se viene dando a cualquier nadería. ¿Tiene razón? Lo último es el vídeo de un cafre atizándole una patada en la cara a una chica. Se trata de un episodio de violencia aislado, vacío de todo significado, sin siquiera una motivación ideológica clara. Es pura violencia, en su sentido más simple, brutal y -me perdonen- anecdótico, porque no tiene ninguna trascendencia. Y sin embargo acapara los titulares de todos los telediarios e incluso se trata el tema en periódicos serios de tirada nacional. Creo que no es descabellado afirmar que la única razón por la que los medios se interesan tanto es porque esperan con ello halagar a su audiencia y si pueden, aumentarla. Sin embargo, me parece que una vez que el vídeo se ha emitido más de una veintena de veces, si no un centenar, la noticia deja de ser la agresión. Ahora la noticia somos nosotros. Todos rechazamos frente al televisor la violencia gratuita que observamos. Nos llevamos las manos a la cabeza y nos escandalizamos de la pasividad con la que el único testigo asistió a la paliza (¡No hizo nada! ¡No hizo nada!). En realidad el testigo sí hizo algo: girar la cabeza para no verlo; exactamente lo contrario de lo que hacemos todos los que nos escandalizamos ante la repetida visión del vídeo de marras. Nadie lo reconoce -ni siquiera yo- pero lo cierto es que el telespectador, entre la repugnancia y el desprecio, siente cierto placer que le impide apartar la mirada de la pantalla. Bajo la apariencia de denuncia que otorga el telediario y el periódico nos sentimos libres de participar de la escena sin ser por ello cómplices. Alcanzamos así una especie de catarsis. Al abominar públicamente de la brutalidad del macarra de la pantalla, estamos abominando de nuestra propia brutalidad. Presenciar una y otra vez esa escena nos sirve para expiar nuestra culpa y de algún modo constituye un alivio moral. Podemos respirar tranquilos y decirnos a nosotros mismos: “Menos mal que no soy yo”.

El mundo no desaparece cuando cierras los ojos, ¿verdad?

Aprovecho uno de mis escasos momentos de “lucidez” para escribir en el blog. Parece ser que la inspiración sólo me acompaña en los días lluviosos, o quizá sea el tiempo libre el que abunda en dichos días. En fin, sin más dilación paso a hablar del motivo de la entrada.

Hace unos días vi una película que me llamó la atención. Cierto es que me gustó a la par que me inquietó; y es que su trama es un tanto confusa y deja bastante a la imaginación. Es por eso que decido hablar de ella en el blog; si su trama no diese lugar a distintas interpretaciones no podría dar lugar a un debate, que es lo que personalmente más me agrada.

La película en cuestión es Memento, de Christopher Nolan. Relmente consiguió captar mi atención y me dio que pensar, y es que, como alguien me dijo una vez, “las buenas obras siempre tienen algo que decir”. No se si fueron esas exactamente las palabras, pero lo que sí sé es que pude ver ese enunciado reflejado en esta película. Quizá no tanto por buena sino por confusa, creo que esta película tiene muchas cosas que decir.

Creo que se trata de una película recomendable, aquí os dejo un tráiler. Poco se pierde por verla y, en mi opinión, mucho se puede ganar (entre ello comentar la película en esta entrada).

Aristoteliano

P.S.: Si pincháis en leer más podréis leer mi opinión personal, pero desvela parte del argumento.


Bien, pese a lo arriesgado de intentar dar forma a la verdad que esta película puede esconder, diría que en realidad el protagonista, Leonard, rechaza los recuerdos.

En mi opinión, el protagonista esconde su historia real debajo de ese, posiblemente falso, Sammy Jankis. Creo que el protagonista crea ese John G. para tener alguna motivación en la vida, algo que le lleve a despertarse cada mañana.

Y es que la vida de Leonard se desmorona cuando su mujer muere, no me aventuraré tampoco a afirmar en manos de quien (aunque creo que es el propio Leonard el que la mata). El vacío que su mujer ha dejado debe ser llenado. El motor de su vida, el eje de su realidad ha desaparecido y Leonard se siente más desorientado que nunca.

Resulta triste, pero creo que, como dice el protagonista, “cuando quieres aparentar algo, simplemente lo finges”.

Encuentro algunos paralelismos entre la película y la vida. Realmente nuestra vida se basa en unas metas, en unas aspiraciones y objetivos. Pero, ¿qué pasa si esos objetivos desaparecen? ¿Qué pasa si aquello que nos motivaba a soportar el día a día deja de existir o nos es arrebatado? Quizá nuestro instinto de supervivencia nos lleva a crear falsas metas, falsas motivaciones. Quizá no queremos darnos cuenta de lo absurdo y frágil que resulta en ocasiones aquello que sostiene nuestra vida.

Quizá resida en nosotros algún impulso irracional que nos lleve a vivir, que nos lleve a sostener nuestra vida en ciegas causas o a vivir engañándos.

Relmente esta película me ha dado mucho que pensar. Espero que hayáis disfrutado con ella como yo lo hice.

¿Máquinas emocionantes o emocionadas?

Con el aspecto de Claudia Schiffer o de Georges Clooney -no pongo links eh- y un poquito de conversación pronto pondrán acompañarnos a cenar al restaurante. Bueno, también se fabricarán los modelos ET, Mike Thyson, Leticia Sabater, Padre Apeles, la niña de Shrek, Oso Yogui, Kiko y Coto Matamoros, matemáticos hamletianos, metafísicos críticos, lógicos polivalentes, poetas dodecafónicos, fontaneros ingrávidos, escoceses sobrios…

Llegarán a ser tan inteligentes que dudarán de que 1+1=2. ¿O estarán seguros de su verdad precisamente por ser indemostrable?.

Empatía. Def RAE
1. f. Identificación mental y afectiva de un sujeto con el estado de ánimo de otro.

A %d blogueros les gusta esto: