Robots, inteligencia y cojera

La inteligencia nos permite adaptarnos a cualquier medio con el que nos encontremos. Si vamos por las rocas, seremos capaces de adaptar nuestro modo de desplazarnos y caminaremos con cautela, asegurando el pie a cada paso. Si caminamos, en cambio, por un río con el agua por los tobillos, levantaremos más las rodillas para que la mayor parte del movimiento de las piernas se desarrolle fuera del agua y nos cueste menos esfuerzo… Poder hacer esto es ser inteligente. Esta posibilidad de adaptarnos a cualquier entorno tiene, como contrapartida, que no podemos nacer sabiendo andar, porque nuestros genes ignoran dónde vamos a tener que vivir, si en un terreno pantanoso, rocoso, arenoso, etc. Es por ello que los genes “inventan” la inteligencia, para que resolvamos nosotros un problema que ellos no están en condiciones de anticipar. ¿Podemos nosotros hacer lo mismo que los genes? ¿Podemos construir máquinas que posean inteligencia? La respuesta es SÍ (¿si?). El simpático robot de la foto es una buena prueba de ello.

Se trata de un robot del que podemos decir que es inteligente en el mismo sentido antes expuesto. Ha sido diseñado por los investigadores Hod Lipson y Victor Zykov, de la Universidad de Cornell y Josh Bongard, de la Universidad de Vermont. Para empezar, no sabe que puede andar, tiene que aprenderlo. ¿Cómo? Experimentando…Tampoco sabe cómo es, sino que tiene que formarse un “concepto” de sí mismo. Ambas cosas las logra mediante un proceso de ensayo y error. Es decir, irá moviéndose más o menos al azar y evaluando el éxito de sus movimientos, y mediante un algoritmo genético encontrará la mejor forma de desplazarse en función del medio en que se encuentre. Al principio de este proceso el robot ignora incluso el número de patas de que dispone, y tendrá que ir aprendiéndolo. Esto significa que, al igual que los seres vivos, será capaz de adaptarse al medio y tendrá que autodescubrirse. Si accidentalmente el robot perdiera una de sus patas, o se le estropeara, se daría cuenta, y cambiaría la imagen que tiene de sí mismo para volver a aprender a caminar adaptándose a su nueva condición: cojeando.

(Origen)

(Vídeo mpg del robot aprendiendo a andar -os recomiendo que lo descarguéis pinchando en el enlace con el botón derecho del ratón y luego pulsando en “guardar enlace como”, porque ocupa mucho espacio y si tratáis de verlo online irá despacio)

(Para aquellos que estén interesados simultáneamente, en la biología, la informática y la psicología, les recomiendo vivamente que visiten las páginas web de los investigadores citados pinchando sobre su nombre)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: