Sinestesia

Leído en 20MINUTOS.ES 23.11.2006 – 04:24h

“Saboreando las palabras

¿Cuál es Buba y cuál es Kiki?: un test de Wolfgang Köhler para saber si eres sinestésico o no (Wikipedia).

  • La influencia entre sí de los sentidos, en forma de mezcla de sensaciones sensoriales, se llama sinestesia.
  • Y si eres un sinestésico léxico-degustativo, es que degustas tus palabras (o las de otros).
  • Una investigadora lo está estudiando minuciosamente.

Los seres humanos tendemos a que nuestros sentidos se influyan entre sí.

Esa influencia se llama sinestesia cuando las sensaciones que ‘entran’ por nuestros sentidos nos llevan a sentir sensaciones propias de otros sentidos.
La gente que desarrolla un grado mayor de sinestesia tiene “sentidos unidos”

La gente que desarrolla un grado mayor de sinestesia tiene “sentidos unidos”.

Ven letras o números, o escuchan notas musicales, como si fueran colores: una A mayúscula puede ser roja, o 5 +2 puede ser igual a azul, o un músico tocar el “yellows” en lugar del “blues”.

Una variación rara

Pero aún hay una variación más rara de la sinestesia, dice Julia Simner, neuropsicóloga cognitiva y experta en sinestesia de la Universidad de Edimburgo.

Si eres un sinestésico léxico-degustativo, es que degustas tus palabras (o las de otros).
Si eres un sinestésico léxico-degustativo, degustas tus palabras (o las de otros)

Los léxico-degustadores involuntariamente “saborean” las palabras, y hasta intentan recuperarlas, dice en un estudio llamado “El sabor de las palabras en la punta de la lengua”, publicado en la edición de papel de la revista Nature, citada por The New York Times.

Simner sólo halló 10 personas con esta cualidad en Europa y Estados Unidos.

Las imágenes tomadas mediante resonancia magnética indica que no están fingiendo, dice la investigadora.

La palabra correcta ilumina las regiones cerebrales relacionadas al sabor, e incluso cuando les ha hecho pruebas sorpresa un año después, la misma palabra los llevaba a sentir los mismos sabores.

La sinestesia es una deformación de la percepción que casi nunca es descrita como un “padecimiento”, puesto que tales dobles percepciones suelen provocar la envidia de los que se ven limitados a sentir de una cosa a la vez.
Un sujeto odia conducir porque las señales le hace sentir sabores diferentes, desde el helado de pistacho a la cera de oreja

Pero no es todo placer: también puede ser desagradable.

Un sujeto, dijo la doctora Simner, odia conducir porque las señales de tráfico hacen que su boca se llene de sabores diferentes, que van desde el helado de pistacho a la cera de oreja.

Las palabras, y los detalles de las mismas, que hacen que los sinestésicos léxico-degustativos sientan determinados sabores, aún no tienen patrones lógicos.

O la dra. Simner aún tiene que encontrarlos: “Por ahora, no podemos explicar los vínculos, dice. Los sabores aparecen, y ya está”.

Desde la infancia

Todos los sujetos de su experimentación tienen estas características desde la infancia, por lo cual el chocolate es un sabor muy común, mientras que las aceitunas o la ginebra, no lo son.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: