Sobre el miedo

[…] Los toros, que por un lado te dan la vida, dejan una polillita en el ánimo que con el tiempo crece y te va royendo el alma. A mí, cada toro me ha dejado su oruga. el peor es el que no te coge; ése te erosiona, acaba contigo. El que te coge cristaliza su función, tú te levantas, lo matas y con él muere todo. Pero ese te mira y te dice que si te coge te va a partir, es un presagio. Lo matas como puedes y crees que te has olvidado. Pero entonces viene a verte todas las noches, va creciendo y te arruina. En Algeciras, uno acabó conmigo para todo el año porque no me cogió. Era pequeño y bonito, pero yo miré muchas noches debajo de la cama para ver si estaba allí. [..]

Fragmento de entrevista a Luis Francisco Esplá en El Mundo del Sábado 20 de junio.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: